Suelo pélvico

El suelo pélvico esta formado por un grupo de músculos, cuya función es la de dar sostén a las vísceras, la vejiga urinaria, al útero o matriz, a la vagina, al intestino inferior, los esfínteres anales…… en resumen es un grupo de músculos muy importantes, sobre todo para las mujeres.

Después del parto y debido al peso que sostenemos durante el embarazo, toda esa musculatura puede quedar fláccida con un tono insuficiente para poder realizar su trabajo, lo que puede derivar en prolapsos, trastornos de incontinencia urinaria (incluso incontinencia fecal) estreñimientos o la imposibilidad de tener relaciones sexuales placenteras y no llegar al orgasmo.

Es muy importante tonificar esa musculatura mientras estamos embarazadas pero también es importante recuperar el tono muscular después del parto, hay estudios que indican que el 40% de las embarazadas sufre incontinencia urinaria (que se te escape el pipí al toser o reir), realizar ejercicios para tonificar esa zona durante el embarazo puede ayudar a que el alumbramiento del bebe sera menos doloroso (al tener mayor elasticidad) y es muy posible evitar la episiotomía (yo misma la evite y solo me dieron un punto) y gracias a los ejercicios y masajes la recuperación es mejor que sin ellos.

Podemos fortalecer esos músculos con los ejercicios hipopresivos, que nos enseñan a contraer los músculos para poder ejercitarlos, con los ejercicios de kegel, con los huevos vaginales , con las bolas chinas o con las danzas orientales.

Vamos a realizar una serie de artículos para tratar estas tres opciones de ejercitar el suelo pélvico para evitar (en el caso de las embarazadas que nos siguen) la episiotomía, y problemas futuros (para las que ya hemos sido mamas) como la incontinencia urinaria.

Pero para poder solucionar los posibles problemas, primero tenemos que concienciarnos de lo importantes que son estos músculos para nosotras, asi que os invito a que los vayáis conociendo de una manera sencilla.

Cuando vayáis al baño ha hacer pis, intentar cortar el chorro contrayendo los músculos, brevemente como si abrieras y cerraras el grifo de manera intermitente, pero asegúrate bien de vaciar después toda la vejiga para que no quede nada de orina dentro y no haya infecciones, es muy importante que este ejercicio lo hagas únicamente para tomar conciencia de la musculatura pélvica, pero no lo uses como ejercicios en si porque pueden ser contraproducentes.

¿Lo has conseguido? ¿has logrado tomar conciencia de esos músculos?

Genial…. vamos avanzando, nos leemos en el próximo articulo sobre las bolas chinas


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *