Métodos anticonceptivos

En los tiempos en los que vivimos hay información de sobra sobre los métodos anticonceptivos que se pueden usar, con este articulo quiero ofrecer de forma clara que opciones se pueden tener durante el periodo de lactancia o despues del parto.

Quiero agradecer el asesoramiento que he recibido por parte de Sonia Fernández, matrona de Toreno y de Fabero.

La variedad en los metodos anticonceptivos es bastante grande y podemos ir adaptando cada metodo según el momento y las necesidades.

El método MELA, es un método anticonceptivo que se basa en la infertilidad natural del postparto.

Hay una relación bastante directa entre el número de tomas que realiza un bebe al día y la inhibición de la ovulación, cuantas más veces mama el bebe la probabilidad de ovulación es menor, por lo tanto no baja la regla y es poco probable quedarse embarazada en esta etapa.

Solo es eficaz si se cumplen tres condiciones, en el momento en que se deje de cumplir una de esas condiciones el método puede ser ineficaz.

  1. La madre no ha tenido la regla tras el parto
  2. El bebe solo toma el pecho
  3. El bebe mama de noche y de día a demanda y a menudo.

El método suele ser efectivo durante los primeros seis meses de vida del bebe, cuando se alimenta solo de lactancia materna pues al introducir la alimentación complementaria, la frecuencia y número de tomas que realiza el bebe puede disminuir y hacer que este metodo sea menos efectivo.

La eficacia de este método ronda el 98%.

Gel espermicida

Espermicidas Los espermicidas contienen un producto químico: Nonoxinol-9, que elimina los espermatozoides. Los espermicidas se presentan en una variedad de fórmulas que incluyen espumas, geles, películas protectoras u óvulos vaginales.

Se deben usar justo antes de tener relaciones sexuales, insertando el producto bien profundo en la vagina con la mano o por medio de un aplicador especial.

Un espermicida es altamente eficaz cuando se utiliza con otro método de barrera como los condones, el diafragma o el capuchón cervical, pero usados solos no son confiables en cuanto a la protección anticonceptiva.

Condón masculino

El condón masculino, es uno de los métodos anticonceptivos más usados y más conocidos, pueden ser de látex o de otro producto (para aquellas personas alérgicas al látex).

Se pueden utilizar solos o con un espermicida. Son totalmente compatibles con la lactancia materna.

Nunca deben reutilizarse.

Su efectividad ronda entre el 95% y el 97%.

Condón femenino

El condón femenino, menos conocido que su par masculino, esta fabricado en plástico poliuretano, un material que los hace cómodos de usar (con cualquier tipo de lubricante), más durables (incluso en malas condiciones de almacenamiento) y lo más importante, menos proclives a las roturas.

Tienen dos anillos flexibles, un anillo interior (extremo cerrado) que se inserta dentro de la vagina; y un anillo exterior que queda afuera del cuerpo.

La efectividad de este método ronda entre el 75% y el 82% usado correctamente.

Diafragma

Diafragmas femeninos: Es otro método de barrera de uso interno.

El diafragma es un aro metálico con una membrana de látex en forma de cúpula que bloquea el paso del esperma a través del cuello uterino. Dura un promedio de 2 años.

Son más eficaces si se acompañan de espermicida. Los espermicidas son detergentes que no pasan a la circulación sanguínea de la mujer, por tanto son productos químicos seguros y pueden usarse durante la lactancia.

Su efectividad usado siempre antes de las relaciones es de un 94%.

Dispositivos intrauterinos e implantes intrauterinos (DIU).

Diu de cobre

DIU de cobre:

Es una pequeña T de unos 3 centímetros, que se introduce en la cavidad uterina y que por su forma permite una mejor adaptación.

El DIU de cobre secreta pequeñas cantidades de cobre en el útero. Esto puede evitar la fertilización del óvulo o su adhesión a las paredes del útero. El cobre también evita que los espermatozoides pasen del útero a las trompas de Falopio y reduce la capacidad de los espermatozoides de fertilizar el óvulo, se puede usar mientras se esta lactando.

Diu Hormonal

DIU Hormonal:

El DIU hormonal secreta pequeñas cantidades de la hormona progestina en el útero. Esto aumenta la densidad del moco cervical reduciendo la posibilidad de que un espermatozoide entre por el cuello uterino. También puede reducir la actividad de los espermatozoides y disminuir la probabilidad de que un espermatozoide y el óvulo vivan en la trompa de Falopio. Además, reduce el grosor de la membrana del útero. Al hacerlo, evita que el óvulo fertilizado se adhiera y hace más leves los períodos menstruales.

La efectividad de ambos está entre el 97% y el 99%.

Aro vaginal

El aro vaginal es un aro de material flexible que contiene etonogestrel y etinilestradiol, conocido también como aro cervical.

Se coloca en el interior de la vagina entre el 1º y el 5º día de la menstruación y se debe usar durante tres semanas seguidas.
Una vez transcurridas estas, se quita una semana, durante la cual, se producirá la menstruación y se colocará otro nuevo aro vaginal.

Se debe llevar puesto tres semanas exactas, es decir si se coloca un lunes se quitara un lunes.

Es un método anticonceptivo hormonal así que no es recomendable usarlo durante la lactancia, su efectividad es de un 99%.

Capuchón cervical

Capuchón cervical es un dispositivo de hule látex, en forma de un dedal, que se introduce dentro de la vagina y cubre el cuello uterino. La succión mantiene la cubierta en su sitio. La cubierta cervical proporciona una barrera para impedir la entrada de los espermatozoides al útero, y así previene la fertilización. Debe permanecer en su sitio por 8 horas después de cada coito. La cubierta cervical se usa con cremas espermicidas. La cubierta cervical tiene una efectividad del 84% al 91% para las mujeres que nunca han dado a luz. Es del 68% al 74% efectivo para las mujeres que sí han dado a luz. El capuchón no es muy utilizado debido a que su colocación es difícil y poco práctica.

Implante subcutáneo

Implante subcutáneo anticonceptivo, Consiste en una delgada varilla que se inserta justo por debajo de la piel, en la
cara interna de la parte superior del brazo. Es adecuado para cualquier mujer que busque un método anticonceptivo a largo plazo, libera lentamente una hormona que evita la ovulación cada mes. Además, impide que los espermatozoides pasen al útero. Si no hay óvulo que pueda ser fecundado, no hay posibilidad de embarazo. La protección frente al embarazo empieza desde el primer día de uso y dura 3 años.

Actualmente este método anticonceptivo en España solo está subvencionado por la seguridad social en comunidades como Andalucía, para poder usar este método, hay que acudir a planificación familiar.

Parche anticonceptivo

Parches anticonceptivos se trata de un parche, o banda adhesiva, que contiene estrógeno y progestina.
Estas hormonas son incorporadas por la piel al torrente sanguíneo y evitan que se produzca la ovulación.

Actúan igual que la píldora anticonceptiva y tienen la misma efectividad para impedir el embarazo.
Se pueden aplicar en brazos, nalgas, la espalda o en la parte baja del abdomen. Nunca deben ser aplicados sobre las mamas.

No es recomendable su uso durante la lactancia ya que es un método hormonal, la efectividad es del 98% siempre que se use de forma correcta.

píldoras sin estrógeno

Píldoras anticonceptivas sin estrógeno: las más adecuadas en la madre lactante son las que contienen solo progestágenos (o sea no llevan ningún tipo de estrógeno).

El progestágeno más utilizado es el DESOGESTREL. Este preparado viene con 28 pastillas, de modo que no hay que hacer descanso, se toma sin interrupción. El único inconveniente es que se sangra poco y de forma irregular e incluso puede no haber sangrado en varios meses. Esto, que en cierto modo es una ventaja, para algunas mujeres es un inconveniente pues les crea inseguridad.

Su eficacia es similar a la de la píldora combinada, es decir ronda el 98%.

Píldoras

Las píldoras anticonceptivas combinadas (estrógenos y progestágenos) pueden repercutir sobre la cantidad de leche, por eso no se recomiendan durante la lactancia.

Impide la liberación del huevo (óvulo) cada mes a partir del ovario. Además, hace que el moco hecho por el cuello del útero sea más espeso. Esto hace que sea difícil para los espermatozoides para llegar hasta el útero (matriz) para fertilizar un óvulo. La píldora también hace que el tejido de revestimiento del útero más delgado. Esto hace que sea poco probable que un óvulo fertilizado se pueda adjuntar al útero.

Los anticonceptivos no deben empezar a utilizarse hasta pasadas las primeras 6 semanas del parto, ya que la preparación del pecho para fabricar leche no es completa hasta pasadas estas primeras 6 semanas.

Inyectables

Inyectables sólo de progestina (AISP) Este tipo de anticonceptivos contienen solo la hormona progestina, no estrógeno; y se aplican a través de una inyección cada 2 o 3 meses para prevenir el embarazo. Estos métodos evitan la ovulación; espesan el moco cervical, lo cual dificulta la penetración de los espermatozoides; y cambian la estructura del endometrio (la membrana que recubre el útero), haciéndolo más delgado para imposibilitar la implantación de un óvulo fecundado.

Tienen una efectividad de un 99,7%.

Inyectable

Inyectables combinados (AIC). Los AIC o anticonceptivos inyectables combinados son considerados seguros debido a que contienen en su fórmula las hormonas progestina y estrógeno, esta última de origen natural.

Causan efectos secundarios como irregularidades menstruales o sangrado vaginal durante los tres primeros meses, dolores de cabeza, náuseas, aumento de peso, acné, amenorrea, cambios de estado de ánimo y sensibilidad en los senos. Requieren ser inyectados más veces que los inyectables solo de progestina. Sus efectos no desaparecen rápidamente después de dejar su uso. No pueden pasar más de 3 días para recibir la próxima inyección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *