Boda Eider & Pipe

Y llegó el día de la boda.

Pipe como un flan y Eider, disfrutando del momento, incluso nos deleitó tocando el piano.

La ceremonia, inolvidable, tan emotiva que se me saltaban las lagrimas.

Gracias por dejarme formar parte de ese momento de vuestra vida!