Atardecer en el Castro con Cristina y Adrián

Nada mas ver a esta pareja horas antes de la sesión, me dije, ¡que felicidad irradian!
Esas sonrisas, Tanto Cristina como Adrián, ese brillo tan especial en los ojos, esa manera de mirarse…

Estuvimos esperando a que el Sol cayese un poco, ese momento justo donde por unos minutos, la luz se vuelve mágica y envuelve todo con esos tonos anaranjados tan bonitos.
Subimos al Castro, donde todo lo que el ojo ve, son viñas y bodegas, un lugar increíble, como tantísimos en El Bierzo, donde puedes disfrutar de unas maravillosas vistas y como no
de un estupendo atardecer.

Gracias Pareja, no vemos en vuestro día.